Diseño de espacios infantiles


El diseño de interiores para niños era considerado como la antítesis del minimalismo, porque los niños requerían un espacio completo de elementos sensoriales para entretenerlos, les gustaban los objetos que generaban diferentes experiencias, gracias al poder de su imaginación al jugar redefinían todos los días su espacio, además de su sentido de identidad y pertenencia que le daban a la habitación. Esto es lo que hacía diferente estos espacios a los del resto de una casa.

Actualmente al ambientar este tipo de espacios, como diseñador o arquitecto debes de contemplarlo como un proyecto que ira evolucionando conforme los niños crecen, esa flexibilidad puede lograrse con una armonía y atemporalidad correcta en los muebles, las texturas, paleta de colores y jugar con las alturas del mobiliario.

Los tiempos han cambiado y es más común hoy en día buscar una paleta de colores más neutra que casarnos con el típico cliché de los colores azul y rosa. Es mejor que el pequeño interactúe con su habitación de la manera más fluida y cómoda posible, viéndose rodeado de armonías de colores más sutiles y con aportaciones de colores vibrantes en pequeños detalles decorativos.





Recordando las temáticas de años pasados, la era de los superhéroes sigue en su apogeo y no es de extrañar que los pequeños gusten de tener sus habitaciones llenos de artículos de su superhéroe favorito, además de temas como sus personajes de la televisión, artistas y géneros de música que escuchan. Esto complica un poco la labor de los padres al intentar diseñar la habitación de su hijo(a) buscando un estilo que a todos les agrade.



Hay que ser realistas, los niños de ahora encuentran su entretenimiento a un clic de distancia, y poco a poco va desplazando esa magia de la imaginación que nos daba jugar dentro de un ropero, imaginar lugares fantásticos en un rincón de ese cuarto. Pero esto no es razón para desmotivarse. La tecnología puede ayudar a generar una estancia con mobiliario de mejor material y también en delimitar mejor los espacios de una recamara infantil.




Sigue a continuación estos consejos para ambientar estos espacios: 

1. Dialogar y guiar a los pequeños para crear un espacio que trasmitan sentimientos de pertenencia y participación, coloca recuerdos familiares y fotografías de momentos importantes.

2. Crear espacios con identidad. Permite que tu hijo le aporte su toque creativo y hazlo participe de la remodelación, asigna un rincón donde exponer sus obras de arte o manualidades hechas por él mismo.

3. Colocar el mobiliario conforme a la edad, altura y el uso de los niños. Esto irá evolucionando al igual que el desarrollo de tu hijo.

4. Evitar materiales como mármoles, canteras o cerámicos y las alfombras (los primeros son muy duros para las caídas y los segundos guardan mucho polvo). Usar materiales sintéticos, los vinílicos y la madera es más adecuado.

5. Jugar con armonías y contrastes en la paleta de color, no limitarse a colores primarios. Usa una base de color neutra y añade toques llamativos de color para aportar energía visual al espacio.


En nuestro diplomado aprenderás como diseñar y ambientar diversos espacios. 
¡Aparta tu lugar!




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tipografías para arquitectura

Briefing para mi proyecto arquitectónico

Pritzker 2018: Los nominados son...