Briefing para mi proyecto arquitectónico




A muchos de nosotros que nos encontramos dentro del mundo del diseño, se nos dificulta ceder en algunos aspectos técnicos por las órdenes de los clientes. Generalmente caemos en el error de diseñar en base a nuestros gustos y experiencias previas, y cabe señalar que  son muy pocos los profesionistas del diseño que se apegan a la elaboración de un BRIEF de diseño. 

El "briefing" o programa de diseño es un documento escrito que recoge toda la información necesaria para que se pueda planear y desarrollar un proyecto tanto de diseño como arquitectónico. Todo proyecto debe iniciar con un marco histórico (antecedentes) y con la formalidad al momento de establecer los lineamientos del proyecto con nuestro cliente.


El Briefing tiene tres aplicaciones básicas:

Presupuestar

Los arquitectos podrán valorar con mayor exactitud el costo del proyecto si tienen la información inicial del proyecto. Un resumen con los aspectos que van a determinar la complejidad del trabajo, al que se añade información sobre el cliente en cuestión, de modo que los arquitectos interioristas puedan meterse de lleno al desarrollo de su propuesta.

Una guía para el proyecto

El briefing enmarca el proyecto: determina los límites y define los objetivos. Durante el proyecto el arquitecto tiene en el brief una referencia para su trabajo y un documento de consulta constante. Siempre es necesario mantener la vista en este documento para cumplir los acuerdos en las formas y tiempos requeridos. 


No es raro que en el desarrollo del proyecto, el arquitecto quiera reconsiderar alguno de los requerimientos del brief y propongan cambios en el documento. En este caso el cliente debe siempre estar abierto a estudiar las propuestas que hagan los arquitectos, porque detrás de ese replanteamiento es seguro que habrá muchas horas de trabajo y argumentos que son consecuencia del punto de vista de los profesionales del diseño, muy diferente al cliente quien aporta la inversión del mismo.


Una guía para evaluar

Tanto el cliente, como el arquitecto tienen en este brief una guía para evaluar los resultados parciales que se van presentando a lo largo del desarrollo del proyecto y también el resultado final. Es importante establecer plazos y objetivos claros.



Es evidente que no se requiere la misma información para diseñar que para construir, sin embargo podemos establecer unos puntos genéricos, núcleos de información, que constituyan una guía para redactar el proceso y que serán útiles para controlar el avance de cada fase de este proceso.




Esquema
Esta guía está compuesta por 5 núcleos de información:

1. El cliente
Investigación y análisis del cliente, indaga acerca de su organización, el giro del negocio, ubicación geográfica, filosofía, reglamentos,  antecedentes, casos de éxito, en pocas palabras conócelo muy bien.

2. El proyecto
¿Qué se quiere conseguir?. Objetivos / Expectativas.
Cuál es el objetivo del proyecto y recuerda establecer plazos claros a tus objetivos y expectativas.

3. El proyecto y el mercado
Segmento del mercado al que se dirige.
Perfil del usuario/receptor y análisis de su calidad de vida.
Circunstancias y modo de uso del inmueble.
Ventajas, beneficios, aspectos diferenciales que aporta el nuevo proyecto a desarrollar.
Revisión de tendencias de otros proyectos actuales.

4. El cliente y el proyecto
Requerimientos específicos que pueden incidir en el diseño. (Por ejemplo, un cliente necesita que el inmueble se construya en un material determinando, o usando un proceso industrial específico). 
Cantidad de unidades previstas (logística y movilidad de materiales).
Análisis y normativas dentro y fuera de la obra en cuestión. 
Proveedores y recursos propios.
Normativa o legislación que afecte al proceso de construcción.
Equipo interno que colaborará en el proyecto. 
Responsable máximo y descripción de cuál será el proceso de aprobación de lo presentado por el arquitecto en las distintas fases del proyecto.


5. Plan de diseño
Trata de todos los aspectos de funcionamiento de la relación cliente-arquitecto mientras dura el proyecto. Es decir, de plazos, calendario de seguimiento, equipos de trabajo, y otros temas que son necesarios para hacer un correcto control de desarrollo y de los resultados finales del proyecto.




En la elaboración del brief la actitud del cliente debe ser la de conseguir y ofrecer toda la información pertinente, y la de los arquitectos es la de pedir toda la información que van a necesitar para desarrollar el proyecto. Son, pues, dos posiciones complementarias, necesarias ambas para preparar un brief completo y útil, de modo que es un documento que se enriquece por contar con dos puntos de vista distintos sobre un mismo problema. Y que se sirve de cimiento imprescindible para todo aquel proyecto que se desee desarrollar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tipografías para arquitectura

Pritzker 2018: Los nominados son...

10 películas que todo arquitecto debe ver