El color de tu personalidad



Los colores forman parte de nuestra vida diaria, pero siempre nos vemos más identificados con un color que con otro. ¿De qué color tienes las paredes de tu habitación? ¿Cómo es la ropa que tienes en tu armario? ¿De qué color sueles comprar los objetos para decorar tu casa?. Estamos definidos por colores a nuestro alrededor y siempre tendemos a sentirnos más a gusto con unos que con otros, así pues, ¿sabías que los colores se asocian a la personalidad de cada uno?.


A continuación te explicamos la relación de los colores en tu personalidad y cómo se aplican los mismos en los espacios interioristas:



Rojo: son personalidades activas, fuertes, optimistas con carácteres marcados y gran competitividad en el trabajo. Seguras de sí mismas con toques de impulsividad y necesidad de controlarlo todo. A veces poco reflexivos.

En interiorismo: se usa este color a nivel doméstico en las cocinas, en el resto de la casa habitación suele usarse para resaltar detalles ya que es un color muy impactante a la vista.



Naranja: sociables pero con límites, no hay problema de estar rodeado de gente pero manteniendo cierto equilibrio y saber estar. Comprensibles y amigables. Bastante activos con necesidad de estar todo el día moviéndose o haciendo deporte. No excesivamente impulsivos pero con necesidad de estar creando cosas nuevas cada día.

En interiorismo: es muy frecuente en restaurantes ya que aumenta el apetito, y se usa en la hotelería por ser un color atemporal, es decir puede influir positivamente tanto en personas jóvenes como mayores.





Amarillo: personalidades creativas que mantienen el sentido de la lógica con una imaginación práctica y racional. Son muy críticos consigo mismos y analíticos. Con facilidad a la concentración y atención. Suelen saber controlar sus emociones y ser muy exigentes con las personas de su alrededor.

En interiorismo: es un color muy intenso y da un mensaje positivo, es muy común en educación preescolar o en gimnasios para influir con el dinamismo de los usuarios. Las tonalidades doradas se encuentran en templos, iglesias y palacios por el mensaje de espiritualidad e iluminación.





Verde: relajados y entregados a los demás. Les gusta estar rodeados de gente cercana y sentirse seguros y queridos al tener a una persona cercana. A causa de la dependencia de necesitar a alguien cerca, tienen miedo a ser heridos por ello. Positivos y deseosos de que los demás reconozcan sus esfuerzos.

En interiorismo: El verde expresa desarrollo y naturalidad, es un color muy apegado al ser humano por la naturaleza que nos rodea, al usar verde en los interiores se combina con tonos cafés para redondear esa sensación orgánica en el ambiente.





Azul: personas tranquilas con paz interior y equilibrio. Son fieles a sí mismos y no les importa lo que opine el resto de personas sobre ellos, no cambian ante las opiniones ajenas. Tienen mucha integridad y creencias fijadas.

En interiorismo: Se usa en los interiores como un color calmo, brinda esa sensación de tranquilidad y equilibrio. Tanto los corporativos tecnológicos como comercios del sector salud adoptan este color como dominante en sus paletas de colores.




Morado: son ordenados, espirituales y muy sentimentales. Muy sensibles, pero ocultan sus heridas con facilidad cuando son dañados, prefieren no mostrar sus sentimientos en ese momento. Antes de decir en voz alta sus pensamientos, reflexionan y lo meditan bien. Están abiertas a ayudar y orientar a los demás.

En interiorismo: Este color que nos expresa misterio en el ambiente, también es característico para lugares lujosos o excéntricos. También se encuentra mucho estas tonalidades moradas en la iluminación de áreas de espectáculos y vida nocturna como auditorios, bares, teatros y conciertos.




Rosa: son personas con gran sensibilidad, tienen un sentido de la estética y la belleza en su forma de ver la vida, personas muy emotivas que están acostumbradas a expresar sus sentimientos.


En interiorismo: el color rosa brinda esa sensación de ternura, inocencia y delicadeza en el ambiente, nos pone en contacto con nuestros sentimientos más íntimos y le otorga a todo ambiente un toque de emotividad. En general la industria del comercio textil y de belleza se identifican fácilmente por el uso de este color.




Café: personalidad acomodada a lo sencillo y lo natural. Prefieren una vida sencilla y cómoda rodeada de sus seres queridos. No son materialistas y prefieren las cosas minimalistas, no necesitan estar rodeados de cosas para ser felices.

En interiorismo: un color de índole casera, que inconscientemente nos remite al hogar y la calidez del mismo, muchos interiores (cafeterías, bibliotecas, panaderías, etc.) que desean provocar ese ambiente de intimidad y de sencillez usan este color.




Blanco: son personas espirituales, generalmente de amplio criterio y comprensivas, altamente espirituales y no temen expresar sus sentimientos hacia los demás.

En interiorismo: el recurso del color blanco es muy frecuente para dar esa sensación de amplitud a un interior pequeño, en conjunto con la iluminación natural y el uso de materiales como vidrio y espejos puede ampliar la visión del usuario. El sector salud y el comercio en general usa el blanco como color base, para que en adelante los productos se destaquen a la vista del cliente.




Negro: un color frecuente en las personas reservadas, que difícilmente se abren a interactuar espontáneamente con los demás, la formalidad es un aspecto muy frecuente en ti y el orden es tu prioridad en la vida.

En interiorismo: Los espacios dominados por el color negro suelen ser lugares donde se busque un ambiente íntimo, sencillo y sofisticado a la vez. La relación entre el espacio y el mobiliario es muy estrecho con el color negro, ya que este color le da un estatus por defecto a estos elementos del interiorismo.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tipografías para arquitectura

Pritzker 2018: Los nominados son...

10 películas que todo arquitecto debe ver